Qué es la depresión postparto y el rechazo al bebé

img

Ha llegado el gran día, luego de un extenuante y trabajoso proceso durante el parto, el gran sueño de toda madre se materializa, es decir, el bebé esta en los brazos de su madre quien no se cansa de mirarlo, tocarlo, ir descubriendo cada milímetro de su piel y su cuerpecito; también ha comenzado el tiempo de ir conociendo todas las posibles sensaciones, pedidos y necesidades que se van a dar después de esta etapa, para ir respondiendo a todas las demandas de atención que va a tener el bebé, y aquellas a las cuales se va a ver sometida la mamá.

Es entonces cuando comienza el puerperio, es decir, es el tiempo que sigue inmediatamente después del parto; el cual dura aproximadamente unos 40 días y durante este tiempo las modificaciones en el cuerpo de la mamá a nivel físico, emocional, hormonal y anatómico van desapareciendo poco a poco, esto quiere decir, que el útero vuelve a sus dimensiones normales, el cuello uterino que se distendió para dar paso al bebé, se va cerrando y el nivel de prolactina se eleva para permitir la lactancia.

Depresión postparto no es una fantasía

La depresión postparto sucede cuando los llamados días de ensueño se alargan y los sentimientos de tristeza o incapacidad se intensifican. Esto es un padecimiento muy poco frecuente el cual llega a afectar solo al 10 % de las madres.

Sus síntomas son similares a los de cualquier otro cuadro de depresión, es decir, la madre comienza a presentar angustias y tristezas desbordantes llantos repentinos, dependencias, inestabilidad emocional la cual puede ser notoria y sostenida, dificultades para dormir, falta de apetito, síntomas de una mamá hipocondriaca, entre otros. Todo esto se da mesclado con un fuerte sentimiento de incapacidad absoluta para hacerse cargo del bebé, es aquí cuando la mamá siente que no es lo suficientemente “buena” o “apta” para la maternidad porque se le presenta el temor de hacerle daño involuntario a su bebé.

Rechazo al bebé y al padre

En algunos casos la madre puede llegar a rechazar al bebé y al padre, culpándolos a ellos de toda esa mezcla confusa de sentimientos que ella está padeciendo después del parto. Lo más importante es buscar ayuda profesional para que las relaciones afectivas de la familia no se vean alteradas y para que el bebé pueda encintar en su madre ese refugio y cariño que tanto necesita.

También es importante que el padre o el acompañante de la madre sean comprensivos con ella y trate de apoyarla y entenderla ante todos los eventos posibles, y además que la escuchen en todos sus planteamientos y la ayude a combatir sus miedos.

La fantasía de regresar al trabajo

El regresar al trabajo puede ser un motivo de preocupación para la madre, porque a menudo le van surgiendo preguntas las cuales van a complicar su vida mental, entre las cuales tenemos ¿con quién se quedara mi bebé?, ¿lo cuidaran como yo lo hago?, ¿Qué sentirá mi bebé cuando lo dejo solo?, ¿si dejo mi trabajo como alimentare a mi bebé?, entre muchas otras interrogantes.

Lo más importante no es sentirse confundida, ya que es muy natural que toda madre sienta temor por las primeras lejanías que va a tener el bebé cuando ella comience a trabajar, pero lo ella debe comprender que esto puede ser lo más saludable para ambos.

This div height required for enabling the sticky sidebar
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap