Por qué no se puede comer jamón en el embarazo?, Toxoplasma.

Por lo general, cuando una futura madre le hace saber a su respectivo médico que se encuentra gestando un embarazo, dicho profesional le indica a la mujer en cuestión, que deberá mantenerse distanciada tanto de los gatos callejeros como del jamón serrado a lo largo de los próximos 9 meses.

Todo esto no se debe a rumores que van por allí, se debe a una razón en específico, y es que el médico quiere evitar la infección por Toxoplasma. A continuación, te hablaremos un poco más sobre el tema.

El toxoplasma: ¿se puede comer jamón durante el embarazo?
Así pues definimos a la toxoplasmosis como aquella enfermedad infecciosa que se suscita gracias al Toxoplasma gondii. Dicho protozoo se encuentra a lo largo de nuestro planeta, especialmente en el jamón, en las verduras, en la carne cruda, en el agua o en los alimentos que se encuentren contaminados. Es por ello que los médicos dicen que no se puede comer jamón en el embarazo.

Si la madre ingiriera dicho parásito, estaría a merced de una enfermedad muy peligrosa, que además de ser muy contagiosa también es congénita, por lo que el bebé podría contagiarse.

En caso de que la madre hubiese sufrido de toxoplasmosis antes de su embarazo, esto no implicaría un verdadero riesgo de infección en el feto que se está formando, puesto que ya el sistema habrá creado un anticuerpo. Aun así, no quiere decir que la madre, no debe darle suma importancia a su periodo de embarazo, siendo lo más cautelosas posible en cuanto a los alimentos que ingieren cada día.

El riesgo de comer jamón
Toda clase de entidades y variadas sociedades científicas, tales como el Ministerio de Sanidad, el Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña, la Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, FEBHI, AEM, SemFYC, SEEN, AEPED e incluso Unicef aseguran que no se puede comer jamón en el embarazo puesto que existe la posibilidad de que provoque toxoplasmosis.

Esto es gracias pues a que la curación del jamón no es un proceso capaz de eliminar al protozoo. Debido a ello, los médicos optan por recomendar a las nuevas madres que eviten el consumo e ingesta de jamón si desean evitar la infección del Toxoplasma.

De forma general, los médicos aseguran que las madres deberán evitar comer toda clase de carnes crudas (por ejemplo, el jamón) o que se encuentren mal cocidas. Sin duda estas carnes pueden llevar consigo el riesgo de la toxoplasmosis.

Sin embargo, hay muchos otros médicos e instituciones que aseguran que las madres que desean comer jamón, podrán hacerlo siempre y cuando antes de ingerirlo hayan congelado el jamón por debajo de los 22°C por al menos 10 días y en caso de que sean embutidos deberán ponerlo a altas temperaturas, para que salga el vapor.

Otros alimentos que no se deben comer en el embarazo.
Así como las carnes crudas, los pescados y mariscos tampoco pueden ser consumidos en una incorrecta cocción, a se vez las bebidas con cafeína y ciertas plantas deben ser eliminadas de las dietas. Así mismo sucede con las frituras y golosinas industriales. Recuerda que siempre lo natural es mucho mejor.