Por qué los padres no deben de discutir frente a sus hijos

En cualquier matrimonio, siempre hay grandes discusiones y peleas que pueden llegar a afectar fuertemente la relación, sin embargo, cuando el problema se genera en la casa frente a los niños, eso podría generar no solo un deterioro en la relación de pareja, sino también un deterioro en la salud mental, social y emocional del niño.

Pues, aunque no se crea, existen grandes evidencias que prueban que las peleas constantes de un matrimonio frente a un niño, podrían traerle graves problemas en su desarrollo, que es muy posible puedan seguir atormentándolos, en la llegada de la adultez.

Emociones

Ha sido comprobado que los niños que son incapaces de percibir o sentir un alto grado de emoción, cuando han venido de hogares fracturados donde las peleas son constantes y eternas, estos niños no pueden percibir las emociones más simples, pues partiendo desde la felicidad o el enojo, otra emoción más allá de ellas, pueden resultarles muy extrañas. Pues a estos niños, no les interesa demostrar mucho sus emociones, y suelen ser bastante agresivos o mentirosos con adultos y otros niños.

También, hay ocasiones en que estos niños, no les interese las emociones o sentimientos que expresan los demás, los daños que otros sufren y la perdidas de otras personas no es algo que estos niños suelen percibir, por lo tanto es muy posible que sean incapaces de entender o tener algún nivel de percibir e intuir sentimientos ajenos en su vida adulta, trayéndoles problemas psicológicos y de relación social.

Niños Tímidos

Los niños que viven en peleas constantes, muchas veces guardan sus emociones, se vuelven bastantes tímidos y suelen ser bastante precavidos de mostrar alguna emoción, o tan siquiera hablar con los demás, ya que como lo indica un estudio en la Universidad de Vermont, estos niños suelen cerrase en su propio mundo, tal como acostumbran hacerlo en casa, por lo que se acostumbran a vivir de ese modo, sin el deseo de compartir con los demás sus emociones y sentimientos.

Estrés

Los niños también pueden sentirse muy estresados ya que, ellos saben muy bien cuando una pelea se origina en su casa, pero no saben qué hacer para evitar que dos personas que aman, sigan estando tan infelices y sigan en constantes peleas, pues, aunque en cierto modo la discusión solo es de pareja, el niño se siente en medio.

Esto ocasiona que el niño en cuestión, se le haga difícil prestar atención o atender en clase, debido a que el mismo estrés ocasiona problemas de aprendizaje y el rendimiento cognitivo, provocando que el niño pierda el interés en aprender.

Problemas de salud mental

Poner un niño en frente de las peleas de pareja, puede ocasionarle no solo problemas emocionales, sino también mentales, pues estos niños son capaces de desarrollar trastornos mentales como la esquizofrenia, depresión, bipolaridad, autismo y como se mencionó antes trastorno por déficit de atención.

Esto se debe a que el desarrollo mental de niño, se ve perturbado por actos que en gran medida corrompen la mente de un niño, destruyendo la calma y a menudo creándole estados y emociones, que perjudican su salud mental, haciendo que cada vez más se desarrollen estos problemas que normalmente son irreversibles.