Las molestias del embarazo en el noveno mes

Los sufrimientos y las molestias suelen ser mucho más abundantes al llegar el noveno mes de embarazo, esto es debido a que es el último mes de una larga trayectoria de diferentes cambios físicos y hormonales. Durante este momento, experimenta físicamente un incremento de su masa muscular, por toda la cantidad de líquido que se ha acumulado en su organismo y la hace sentir incómoda, Es más, este malestar se da independientemente de si se encuentra en una silla o descansando en la cama.

A nivel emocional, toda mujer puede llegar a sentir que está preparada para ese momento final en el cual va a conocer su futuro bebé, es allí cuando se entrecruzan la preocupación y la ansiedad, las cuales van a originar ciertos padecimientos y malestares tales como: dolor de espalda, de cadera, de piernas, de vientre, entre otros. Esto es debido a que la futura madre sabe psicológicamente que está cerca de finalizar su embarazo.

Los padecimientos a nivel físico

En toda mujer en su noveno mes de embarazo los padecimientos físicos se dan a nivel de la región de la cintura, de la barriga, del vientre, debido a que comienza a sentir de una forma más considerable el peso que tiene el bebé.

Existen mujeres en estado de gestación que llegan a experimentar un vaivén en su vientre materno, originando movimientos atípicos que le están avisando que es el momento de irse preparando para el parto. Pero este movimiento se ve reflejado en la vejiga, la cual es presionada, incrementando las ganas de orinar lo que va a influir en su velada nocturna.

Los padecimientos psícoemocionales

Como se dijo anteriormente, los padecimientos a nivel físico producen en la mujer embarazada que en su noveno mes le sea incómodo conciliar una velada agradable. Entonces, entran en juego los sufrimientos psícoemocionales, ya que ella comienza a pensar en las horas nocturnas de cómo será su proceso de parto, si será doloroso, si el bebé nacerá sano, que no hayan complicaciones a la hora del parto, y, además, también tendrá presente que si todo los artículos que ha comprado fueron los adecuados para ese momento. Y todo esto se debe a un proceso evolutivo que presenta toda mujer en su noveno mes antes de dar a luz.

Cómo afrontar estas molestias

Una de las técnicas más recomendadas para enfrentar las molestias del noveno mes es la de ir practicando la relajación física y mental, la cual es conocida como yoga o meditación, que es una buena forma de calmar muchos padecimientos físicos o emocionales en esta etapa.

También le podemos agregar paseos de corto o mediano recorrido, acompañados de una práctica muy suave de natación, lo cual va a favorecer de forma efectiva el cuerpo y va a relajar un poco la mente. Aunado a todo esto, las futuras madres tienen que estar pendientes de manera especial al proceso de hidratación que es vital en esta etapa, junto con el consumo de complementos vitamínicos.