La leche materna después de los 6 meses “No es pura agua”

Siempre es delicado hablar sobre la alimentación de un niño, ya que es necesario tener cuidados especiales y tomar en cuenta una gran cantidad de factores para ello; siempre debemos tener en mente que la alimentación de un bebé es la parte más importante de su desarrollo, ya que esto le permitirá crecer fuerte y de forma saludable.

Muchas son las madres primerizas que tienden a preocuparse por la calidad que posee su leche materna, y esto es debido a que un falso mito ha podido expandirse en la sociedad, el cual indica que las mujeres son capaces de producir una leche materna de mala calidad, cosa totalmente falsa.

Lo que en realidad ocurre

Todas las madres cuentan con la capacidad de producir una leche materna de alta calidad , está contará con todas las vitaminas y nutrientes que el bebé necesitará para fortalecer su proceso de crecimiento.

El tener una alimentación balanceada no influye en la calidad de la leche materna, es decir, no importa el tipo de alimentación que tengamos, la leche siempre será de buena calidad. Esto se ha demostrado mediante un estudio realizado en madres que viven en zonas pobres, donde se tomó una muestra de su leche materna y se comprobó que poseía las mismas cualidades y nutrientes que la leche materna de una mujer que vive en una buena región.

Sin embargo, no hay que tener dudas que poseer una buena alimentación es esencial para que la madre se sienta mucho mejor a lo largo del día; con una buena alimentación la madre tendrá la energía suficiente para amamantar a su pequeño y otorgarle una mayor cantidad de leche materna sin agotarse con tanta facilidad.

A pesar de que seamos una mujer con carencias nutricionales, siempre podremos amamantar a nuestro bebé con la confianza de que le estaremos dando un alimento sumamente nutritivo; es importante recordar esto ya que son muchas las mujeres que suelen afirmar lo contrario, causando una confusión en la madre que puede afectar su autoestima y la alimentación del pequeño.

La leche materna no se convierte en agua

El mito de que la leche materna pierde sus propiedades y se convierte en agua es sumamente falso; la leche materna siempre será el mejor alimento para el bebé, y no importa que cantidad de tiempo transcurra, ésta no perderá sus propiedades en ningún momento, de hecho, su composición cambiará de acuerdo al crecimiento del bebé, de manera que este siempre se encuentre buen alimentado en todas las etapas de su desarrollo.

La OMS recomienda a las madres tener 1 o 2 años aplicando la lactancia materna, siendo el único alimento que deberán consumir los pequeños durante sus primeros 6 meses; luego de 6 meses más, es necesario que se complemente su alimentación con otro tipo de alimentos, preferiblemente líquidos.

La leche materna no deja de ser leche en ninguna etapa del crecimiento del bebé, por lo que no tendremos que preocuparnos de que esta vaya perdiendo su calidad o que no posea el mismo valor nutricional que necesite el bebé.