La importancia de la primera hora de vida entre la madre y el bebé

img

Llego el momento más esperado por una mamá. Acaba de dar a luz a su bebé. Cuantas emociones y sentimientos juntos, hay mucha expectativa, angustia, esperanzas, incertidumbre y sobre todo mucho amor, por esa pequeña persona que llega para cambiarle radicalmente la vida.

¿Ya nació y ahora qué? ¿Qué hay que hacer? ¿Los doctores hacen su trabajo, limpian, pesan, tallan y le dan los primeros cuidados médicos, las enfermeras ayudan, pero mamá que debe hacer? Pide ver a su bebé, y se lo muestran de lejos. ¡Que angustia!, el bebé llora, por la acostumbrada palmadita en las nalgas. Mamá tiene su primera angustia: ¿Le darían muy duro? Entre los cuidados del bebé y la limpieza y cuidado a su mama, pasan como 20 minutos y el bebé lejos de mamá.

La primera hora de vida es importante.

¿Qué tan necesario es todo esto? Sera que el bebé va a cambiar su talla y peso por tomar esos datos un poco más tarde. No es más importante que se acerquen mamá y bebé de una vez y que continúen con la conexión que durante nueve meses han tenido, la cual ha sido muy estrecha y determinante para el desarrollo integral del bebé.

Al nacer, el bebé cambia de un lugar de confort, donde se ha desarrollado durante nueve meses y es el único lugar que este conoce, dentro de su madre, al llegar a este mundo lo más recomendable es que este sea acomodado sobre el pecho de su madre, sin ningún tipo de tela entre ellos, pero si cubiertos por una manta tibia, que asemeje la temperatura uterina.

La hora siguiente al nacimiento del bebé, es el momento mas delicado y con mayor sensibilidad para él, en el que el roce de la piel entre mamá y bebé repercutirá favorablemente en el desarrollo del niño a lo largo de su vida. Ya que se establece lo que es conocido como impronta afectiva, que no es más que el contacto visual y facial del bebé con su madre, esto ayuda a afianzar su estabilidad emocional del niño y desarrolla el apego.

Recordemos que el niño que acaba de nacer, es una persona completa con todos sus sentidos desarrollados esperando experimentar las sensaciones que se los afianzaran. Ellos tienen la sensibilidad a flor de piel, esperando establecer contacto físico con sus familiares, pero más con su mamá. Este contacto comienza a desarrollar conexiones entre mama y bebé que determinaran la futura estabilidad emocional y social del recién nacido.

Una unión para siempre con la madre.

Al mismo tiempo, se comienza a establecer las conexiones que permitirán que se desarrolle el lenguaje del bebé, y las vinculaciones afectivas lo que le permitirá sentirse amado y protegido. Esto le permitirá establecer una relación de confianza. Este contacto piel a piel sembraran las bases de su inteligencia social y emocional.

Durante los primeros sesenta a noventa minutos de vida, el contacto piel a piel del bebé con su mamá, también ayuda a normalizar la oxigenación y respiración del bebé, calma el llanto, estabiliza los niveles de glicemia y la temperatura reduciendo el riesgo de hipotermia, minimiza las hormonas que producen el estrés y facilita el proceso de lactancia materna indispensable en los primeros 6 meses de vida.

Conversa con tu médico, sobre este artículo, y entre los dos lograran llegar a una decisión que los beneficie a los dos a ti como mamá y a el futuro emocional, social y físico de tu bebé.

This div height required for enabling the sticky sidebar
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap