Inconvenientes y ventajas del parto inducido

img

El parto inducido es un proceso mediante el cual se provoca de manera externa todos los factores que adelanten el nacimiento del bebé, y puede realizarse de forma quirúrgica o farmacológica según sea el caso a tratar.

El parto inducido de manera farmacológica, se emplea a través de la administración de hormonas a la mujer embarazada, para aumentar los niveles de concentración sanguínea que genere las contracciones en el útero. En este caso las hormonas administradas son el pictocin, conformado por la oxitocina sintética o los supositorios vaginales que contienen prostaglandinas.

El parto inducido por métodos quirúrgicos, se realiza con una ruptura artificial en el saco amniótico para desencadenar el proceso de parto, que dará comienzo después de 24 horas de la ruptura.

Ambas opciones pueden ser utilizadas para provocar el parto, pero existen momentos en los que no es necesario utilizar ambas.

Ventajas

  • Este método permite que los padres tengan una fecha exacta del nacimiento de su hijo, por lo que tendrán la oportunidad de hacer los preparativos pertinentes para la fecha, evitando las posibles complicaciones uterinas que suelen presentarse en fechas cercanas al final del embarazo.
  • En casos extremos el parto inducido garantiza la vida del bebé.
  • Si el embarazo presenta algún peligro que afecte la salud del bebé, el parto inducido podría aumentar las probabilidades de que el pequeño sobreviva, si el entorno en el vientre materno puede representar un riesgo.
  • Esta práctica reduce la incertidumbre, en caso de que el trabajo de parto se extienda por demasiado tiempo y represente un riesgo tanto para la madre como para el bebé.

Desventajas

  • El parto inducido aumenta las probabilidades de que sea necesario emplear la cesárea, porque el útero no se encuentra maduro para dar a luz y es probable que no responda como se espera a las hormonas implementadas.
  • Al inducir el parto el bebé no culmina su etapa natural en el vientre materno, por lo que resulta una experiencia traumática.
  • Con el parto inducido se provocan contracciones artificiales que son más dolorosas y mucho más fuertes para el bebé.
  • Puede que el parto inducido alargue el trabajo de parto más de lo que se espera, por lo que sería necesario usar fórceps para sacar al bebé del vientre materno.

¿Cuándo es recomendable inducir el parto?

  • Es necesario implementar el parto inducido si el embarazo supera las 42 semanas de gestación
  • Se debe inducir el parto si el bebé deja de recibir nutrientes de la placenta, o se queda sin oxígeno, e incluso si el útero deja de crecer repentinamente.
  • Si el bebé presenta alguna malformación o una patología que necesite ser tratado, es recomendable inducir el parto para proceder adecuadamente.
  • Si la madre sufre de hipertensión arterial en el embarazo y presenta proteína en su orina, es necesario inducir el parto ya que su vida y la del bebé corren peligro por la preclamsia.
  • Al romperse la bolsa que contiene líquido amniótico, las labores de parto deben comenzar las siguientes 24 horas, de lo contrario, al prolongarse es necesario inducir el parto.
  • Si la madre presenta enfermedades como inflamación pélvica, patologías pulmonares, diabetes o patologías cardiacas, se debe inducir el parto para prevenir complicaciones al feto y a la madre.
  • En última instancia es posible que exista muerte fetal, por lo que es necesario el parto inducido para evitar infecciones y retirar el feto del cuerpo de la madre.
This div height required for enabling the sticky sidebar
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap