Cuando puedes utilizar la faja premamá

A medida que el embarazo va avanzando, uno de los factores que se van apreciando y el que más se da a notar, es el crecimiento abdominal que la madre va viviendo en el transcurso de su embarazo. Pero con el crecimiento de su barriga, se van presentando en muchas futuras madres, los dolores lumbares y de espaldas. Para estos casos es muy recomendado el uso de la faja premamá.

Y es aquí cuando surgen las primeras interrogantes con respecto al uso de la faja premamá, ¿en qué consiste realmente el usar la faja premamá? Y ¿cuándo utilizar la faja premamá?

El crecimiento abdominal, no es para todas las mujeres igual, así como tampoco lo son los síntomas que vaya presentado en el transcurso de su embarazo. Es en algo se asemejan y es que, a medida que el bebé crezca el vientre de la madre lo hará igual y es aquí cuando se van presentando dolores lumbares y a lo largo de la espalda.

Para la solución de estos dolores, los especialistas recomiendo el uso de la faja premamá. La faja premamá, se asemeja a una ropa interior de corte muy alto, que cubre y sujeta de forma firme toda la barriga. La función de la faja premamá es el de darle un apoyo a la madre, sujetando y aligerando el peso de la barriga que presiona la zona lumbar. Mas sin embargo los especialistas tienen una serie de reglas a la hora de usar la faja premamá.

¿Cuándo utilizar la faja premamá?

La faja premamá, nos explican los expertos, son el sustituto de la fuerza y el trabajo que debería de realizar la musculatura abdominal durante el desarrollo gestacional, lo que representaría a la larga, un resultado contraproducente, ya que los músculos abdominales se comenzarían a atrofiar, por no realizar el trabajo que deberían de estar haciendo, sin contar que la recuperación después del parto tardaría aún más.

Por lo tanto, antes de adquirir la faja premamá, es recomendable que asista a su especialista de confianza, para que sea este el que le recomiende a partir de cuándo utilizarla y el modelo que mejor se acomodaría a la mamá.

La recomendación más acertada es el usarla cuando los especialistas lo indiquen, en caso de presentar dolores extremos o si se llegara a encontrar, alguna alteración la cual se puedan corregir con el uso de la faja. Lo que nos muestra que el uso de la faja es estrictamente facultativo.

En el caso de que sea la madre la que quiera utilizar la faja premamá, por motivos de que ha estado presentando dolores extremos, se debería llevar inmediatamente a su especialista, presentar su caso y que este le haga la confirmación de su uso inmediato.

No cabe la menor duda, que la mejor manera para conservar la fuerza abdominal durante la gestación es el dejar que el desarrollo del mismo ocurra de manera natural, ya que de esta manera hace su principal trabajo que es el de mantener los órganos en su lugar durante el embarazo. Más, sin embargo, de necesitar urgentemente el uso de la faja premamá, no se cohíba de ir a si especialista y solicitar el uso de la misma.