Cómo preparar el pecho para la lactancia

La lactancia es una de las partes más importante en el desarrollo de nuestros bebés, por ello es importante dedicarle al bebé la mayor cantidad de tiempo a la hora de amamantar, de manera que pueda tener todos los nutrientes necesarios para un crecimiento favorable.

Las mujeres embarazadas tienden a presentar cambios en la estructura de su cuerpo de manera que puedan adaptarse para el proceso de amamantado. Los pechos tienden a volverse mucho más grandes y procederán a llenarse de leche, se trata de un proceso biológico que surge con el tiempo, sin embargo, podemos aplicar ciertas técnicas que nos permiten agilizar la adaptación de los pechos a este cambio.

Consejos de preparación para la lactancia.

Las mujeres embarazadas deben dejar de las preocupaciones causadas por los falsos mitos esparcidos con respecto a la lactancia, debe de mantenerse siempre en calma, evitando todo tipo de estrés.

Una de las inquietudes que llevan a dejar la lactancia es el agrietamiento de los senos, que tiende a aparecer debido a la falta de preparación a la hora de llevar a cabo la lactancia y la inexperiencia de la madre. De esta manera, es recomendable el seguimiento de estos consejos a la hora de amamantar.

  • Masajear los pezones después de un baño o ducha con una esponja áspera puede mejorar la resistencia de los mismos. Luego de esto, se puede aplicar una estimulación con productos aceitosos que beneficiaran a la piel que se hará mucho más fuerte.
  • A la hora de la higiene, las mujeres tienden a cometer el error de utilizar productos que tienen la capacidad de secar la piel como los jabones, esto puede ocasionarle problemas en un futuro como el aumento en la fragilidad de la piel lo que puede llevar a la formación de pequeñas grietas.
  • Existen diferentes ejercicios que podemos realizar en el pezón que son muy útiles y también muy sencillos de realizar, estos pueden ser realizados con un producto aceitoso que proporciona mejores resultados. Basta con tomar la punta del pezón con el dedo índice y el pulgar, luego se procederá a girarlo en función de las agujas del reloj y de forma invertida.
  • Otro ejercicio fácil de realizar es sostener el borde de la areola con los dedos, de forma gentil, y realizar movimientos horizontales y verticales.
  • Otro tipo de estimulación a nuestra disposición, muy útil y fácil, es un movimiento que involucra a los dos pezones; debemos sostener con la mano izquierda el pezón derecho y con la mano derecha el pezón izquierdo, donde procederemos a realizar estimulaciones circulares desde el exterior del pecho, hasta llegar a la punta del pezón.

La higiene es un proceso de gran importancia.

La higiene de los pechos juega un proceso clave en la lactancia, por eso es importante llevar una limpieza adecuada de los pechos.

Antes de la lactancia y luego de la lactancia, es necesario que la madre limpie los pezones con agua tibia, secándolos siempre con una prenda muy suave, de manera que no se haga daño en la piel.

Luego de esto podemos realizar un lavado de manos para asegurarnos de que estén limpias para la siguiente toma.