Acostarte con tu hijo hasta que se quede dormido, no es un mal habito

img

En ocasiones las madres podemos llevar a cabo prácticas que muchas veces pueden no ser bien vistas por los demás, pero esto en realidad no tiene por qué ser un problema.

Ante todo debemos de reconocer que cada madre decide u opta como criar mejor a sus hijos y bajo que normas de conducta lo hará, siempre y cuando estas no resulten denigratorias de la integridad del niño, los demás no tenemos por qué opinar.

Es por ello, que hoy vamos a hablarte de un hábito, que como todos los demás ha sido muy discutido por las madres e incluso por las abuelas, como lo es esperar junto a nuestros pequeños que estos se duerman.

Ciertamente en algunas ocasiones, las familias deben de compartir los cuartos, por gran cantidad de factores, que los obligan a dormir en una misma cama, pero haciendo una excepción de esto, los niños por regla general tienen su propio cuarto.

Y esto obedece a que desde pequeños debemos enseñarle a tener su propio espacio, sin embargo, esto no tiene por qué darse de forma abrupta desde temprana edad, es decir, no tienes por qué prescindir de los momentos en que puedes recrear compañía con tus hijos.

Es por ello, que hoy te conversamos de una conducta que todas las madres y padres repetimos con nuestros pequeños a diario, como lo es el ayudarlos a dormir y permanecer a su lado mientras se quedan dormidos por completo.

Puede que para algunos esto resulte una relación de dependencia, pero no se puede negar que mientras los niños están pequeños, sienten un alto grado de dependencia hacia sus padres, porque estos son su punto de apoyo y su protección primaria.

Además la infancia es una época que debemos aprovechar al máximo para crear los vínculos de unión para cono nuestros hijos, ya que debemos reconocer que esta pasará ante nuestros ojos con gran rapidez y dentro de poco tendrán su propio hogar, por lo que nuestros brazos dejaran de ser su refugio pronto.

Y ello, no debemos de verlo desde un óptica fatídica, sino que es la ley de la vida, los niños de hoy son los hombres del mañana y así debemos aceptarlo, por eso si tomas a tu bebe apenas llegas del trabajo y lo llevas a darle un baño tibio y luego duermes en tus brazos, no debes de sentirte mal.

Puede que sientas que estás perdiendo el tiempo, para hacer tus ocupaciones, pero créeme, dentro de poco estos crecerán y se irán y tendrás tiempo de sobra, donde añoras los momentos que dejaste pasar.

Por eso, pasar tiempo con tu hijo, escuchar sus historias del día, darle su biberón o comer galletas con leche, y luego esperar que se duerma, es un momento realmente enternecedor, que cuando comienzas a vivirlo te das cuenta que tu pequeño te proporciona suficiente paz.

Además este momento, es para que te sientas en calma junto a él, para que te relajes, y veas que esa pacificad con la que él duerme se debe a tu calor y a tu amor.

This div height required for enabling the sticky sidebar
0 Shares
Share via
Copy link
Powered by Social Snap