Ser mamá a los 30 es mejor, la ciencia lo confirma

Un embarazo es una de las etapas más importantes por las que atraviesa una mujer a lo largo de toda su vida, posiblemente la más importante de todas si la comparamos con las demás. Siempre se va a tratar de un suceso de gran trascendencia para la mujer independientemente de la edad de la fémina que lo esté viviendo, pero es innegable que el proceso de gestación no se va a vivir de la misma forma en todas las edades en las que se pueda producir y sería una falsedad absoluta decir lo contrario.

Si se produce un embarazo a una edad en la que muchos médicos y especialistas no considerarían ideal, no hay nada que temer, ya que esto no es algo que vaya a determinar en gran medida si el proceso de gestación se va a llevar a cabo de forma exitosa. Sin embargo, hay que reconocer que se han descubierto múltiples beneficios de dar a luz a los 30 años por muy buenas razones. A continuación, explicamos por qué la tercera década de la vida de una fémina es la época ideal para convertirse en madre.

Ha alcanzado la madurez total para desempeñar el rol de ser madre

Como todos debemos tener muy claro, la madurez que posee una persona a los 30 años jamás va a ser la misma que tenía a los 20 años, ya que en esta edad es muy posible que la chica aún no tuviese un título universitario, trabajo estable, solvencia económica y una pareja bien establecida. En cambio, cuando ya se cuenta con la tercera década de la vida, es muy posible que la mujer ya haya logrado todas o la mayoría de las cosas que necesita para ser una madre responsable y proveer a su hijo de todo lo que necesita para un correcto desarrollo, tanto en la parte afectiva como en la parte nutricional y educativa.



Según lo que muchos expertos afirman, en esta etapa ya una mujer siente mucha más seguridad en el ámbito económico y afectivo, lo que la va a llevar a tomar otro tipo de responsabilidades en su vida entre las cuales destacan el deseo de ser madre. De este modo, se va a ver el rol de la maternidad como la oportunidad de dar amor a otro ser vivo y no como una carga.

Las fiestas van quedando de lado en esta etapa

El hecho de que una mujer haya pasado de los 30 años no significa que esta no va a querer seguirse divirtiendo y pasándola bien con sus amigos, pero es innegable que ya la época más alocada de su vida se va extinguiendo poco a poco para dar paso a una mucho más tranquila en la que los compromisos nocturnos ya no sean lo más importante para ella como lo fue en sus 20. Ahora, tiene la total libertad para ver más allá de todo ese ambiente y establecerse en otros roles de mayor trascendencia como el cuidado de un pequeño.

Lugo de que ya se hayan quemado todas esas etapas en las que las salidas nocturnas eran lo más apasionante en la vida, se puede decir que ya se está lista para otras responsabilidades. La maternidad es una de tantas.