Los papás pierden hasta 700 horas de sueño en los primeros 12 meses de vida del bebé

En el primer año de vida del bebé se presenta una serie de desafíos, uno de ellos es tratar de dormir las 8 horas recomendadas para tener un buen rendimiento durante el siguiente día.

Los que son papás saben que es una meta difícil de alcanzar, a menos que el bebé sea dormilón, perteneciendo a un 15% de los casos.

Pero la realidad es otra, la mayoría de los bebés pueden despertarse entre 2 o 3 veces durante la noche, o incluso más.

El sueño es esencial

El sueño se convierte en algo apreciado, especialmente cuando se es padre o madre. Es normal que durante los primeros 12 meses comiences a sentir cansancio; teniendo como resultado bostezos constantes y ojeras, pero es totalmente común.



El Instituto Europeo de Calidad del Sueño ha demostrado mediante diversos estudiantes que los papás pueden perder hasta 700 horas con cada bebé que llegue a sus vidas.

Es cierto que los bebés menores de seis meses de edad pueden dormir entre 18 a 20 horas al día, por consiguiente, no pueden diferenciar cuando es de día o de noche.

Se podría decir que no han establecido su ritmo para obtener un sueño profundo durante toda la noche.

Sin embargo, no duermen corrido, se despiertan continuamente para alimentarse y sentir calidez; por obvias razones, la mamá tiene que despertarse para amamantar.

Esto tiene como consecuencia que el papá no duerma o tenga un sueño entrecortado, provocando los siguientes síntomas:

  • Estrés.
  • Irritación.
  • Cansancio.
  • Cambios de humor.
  • Completo descontrol de la rutina diaria.

Dormir aporta beneficios

Sabemos que las respectivas 8 horas de sueño son esenciales para evitar problemas de salud. De hecho, está comprobado científicamente que esto puede proporcionar diferentes beneficios.

  • Previene enfermedades del corazón, dado a que la presión arterial disminuye.
  • Igualmente se limpian las arterias, eliminando la grasa.
  • El sistema inmunológico se regenera, evitando a toda costa las enfermedades.
  • Disminuye el estrés: Somos conscientes de que el trabajo, la rutina y ciertos temas pueden producir un nivel alto de estrés, lo cual no es bueno para la salud. Es por eso que cuando se duerme, se libera la carga.

Si tienes buenas horas de descanso, al despertar te sentirás renovado, creativo y con mas energías para comenzar el día. Asimismo, mejora el rendimiento en el ámbito deportivo y sexual.

Si no descansas adecuadamente, obviamente habrá muchas consecuencias que te pueden perjudicar. Pero principalmente tendrás menos protección contra las bacterias y gérmenes, bajo rendimiento en aspectos tanto físicos como mentales.

¿Existe una solución?

No, no hay una solución para que puedas tener las 700 horas de sueño durante los primeros 12 meses porque no se puede educar al bebé. No obstante, se pueden aplicar hábitos básicos para mejorar el sueño del niño o niña.

La leche materna es uno de los factores más importantes para que el bebé y la madre gocen de un sueño profundo. La leche es rica en melatonina, siendo una hormona que trae varias ventajas.

La madre que emplea la lactancia duerme hasta media hora más, obteniendo bienestar y descanso. De todas maneras, puedes aplicar baños y masajes por la noche para que el bebé duerma más tiempo, cualquier práctica es funcional.