Hermoso poema que dejó Frida Kahlo para todas las mujeres

Desde hace mucho tiempo esta mujer empoderada conocida como Frida Kahlo se ha convertido en todo un icono para las mujeres tanto de México como el mundo. Y a pesar de que su vida no fue color de rosa, supo llevarla de una forma muy natural y sabia.

Frida Kahlo nació en Coyoacán, el 6 de julio de 1907. A los 6 años de edad tuvo que luchar con la poliomielitis, estando en cama nueve meses mientras se recuperaba.

Sin importar, tras esos duros nueve meses, la poliomielitis dejó una secuela permanente en su pierna derecha adelgazando más que la izquierda, pero eso no la detuvo y como parte de su rehabilitación.

Su propio padre la alentó a practicar deportes entre ellos como el boxeo, este dato se puede encontrar en el libro “Frida a Biography of Frida Kahlo” en 1984. En los años en que se encontraba en la Preparatoria fue donde conoció por primera vez a Diego Rivera, que se encontraba pintando el mural La creación (1922), en el Anfiteatro Simón Bolívar.



Frida Kahlo se acerco y le mostró aquellas obras a Rivera que en su convalecencia pintó, ya que en 1925 sufrió un accidente , provocándole heridas físicas de las cuales nunca se pudo recuperar, incluyendo las de la columna vertebral.

Rivera pudo percatarse y ver la sensibilidad y talento que tenía por la pintura, y a partir de ese momento fue el principio de una relación que fue creciendo hasta el momento en el que contrajeron matrimonio en 1929.

Muchas mujeres han llegado a conocer la trayectoria de esta mujer, la que nos llevó a conocer lo que verdaderamente había en ella. A pesar de fue una de las tantas personas que tuvo que sufrir lo que es la poliomielitis, era una mujer fuerte y audaz, que siempre camino por el mundo destacando su perspicacia sobre la vida.

Además, con todo lo difícil que fue su vida y juventud después de un accidente trágico con el que tuvo que someterse a más de 30 cirugías. Y a pesar de todo lo que había tenido que pasar, decidió hacer de su vida una experiencia por eso sus obras giran en torno a su vida, y al sufrimiento que paso caminando entre nosotros.

Por otra parte, muchas de sus obras son realmente poemas que han dejado destacar un sentido de pertenencia con la vida, el amor y lo que debe ser una mujer. Esto aun después de tantos años nos ha permitido alimentar nuestro espíritu y no vagar bajo la sombra de cualquier otra persona que quiera someternos.

Y a pesar haber vivido hace tantos años, esta mujer no le faltó el valor para decir lo que pensaba. Es por esto que, después de tantos años sigue siendo un icono de lo que debe ser y sentir la mujer, el empoderamiento que debe correr por sus venas y disfrutar en su vida.

Sus poemas eran en muchas ocasiones aplicados al amor, y a la mujer que debe ser amada sin igual. Es por esto que, dejaremos que el más afamado poema de Frida Kahlo eleve sus sentimientos hacia el amor y lo que realmente debería ser.

Mereces un amor…

Mereces un amor que te quiera despeinada,

incluso con las razones que te levantan de prisa

y con todo y los demonios que no te dejan dormir.

Mereces un amor que te haga sentir segura,

que pueda comerse al mundo si camina de tu mano,

que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel.

Mereces un amor que quiera bailar contigo,

que visite el paraíso cada vez que ve tus ojos

y que no se aburra nunca de leer tus expresiones.

Mereces un amor que te escuche cuando cantas,

que te apoye en tus ridículos,

que respete que eres libre,

que te acompañe en tu vuelo,

que no le asuste caer.

Mereces un amor que se lleve las mentiras,

que te traiga la ilusión,

el café

y la poesía.

A decir verdad que ya conocemos la razón del porque este poema es tan memorable para la comunidad femenina, te alimenta el autoestima, el espíritu y te lleva a saber que en el amor la otra persona debe complementarte y amarte tal y como eres. Así es como debe ser el amor en ambos sentidos, sin ataduras y sin condiciones.

Frida Kahlo siempre demostró que estaba en contra de aquellos estereotipos de la sociedad mexicana. Desde un principio dejó muy en claro que el ser mujer u hombre no podía ser definido por la su vestimenta o las cejas.

Sin duda alguna esta mujer se merece todo el reconocimiento, tanto por su valentía y talento que indudablemente será recordada al pasar de los años en todo momento.