Gripe cuando estás embarazada, cuales son los riesgos para el bebé

El catarro o gripe es un padecimiento de origen respiratorio el cual se produce por medio de un virus gripal. Cuando una mujer está en proceso de gestación todo su organismo a nivel de defensa tiende a bajar y, por tanto, se deprime. Entonces las mujeres embarazadas son más propensas a contaminarse más rápido del virus gripal.

Evidentemente se puede establecer que el virus gripal posee una condición muy alta de vulnerar y contaminar cualquier organismo vivo independientemente del estado de salud en que se encuentre el mismo, esto quiere decir, que este virus suele trasmitirse fácilmente de un individuo a otro de forma expedita, usando como medio de transporte algunas partículas de salivas que se echan al momento de conversar, de toser o por algún estornudo emitido en cualquier momento. También existe la contaminación por el contacto de mano a mano, o el de mano a través de un objeto ya contaminado por el virus gripal.

La sintomatología gripal en la gestación

La sintomatología gripal en la gestación es muy similar a la del resfriado, pero, se diferencia porque los síntomas de la gripe suelen aparecer abruptamente, es decir, que solo en pocas horas el padecimiento gripal está presente. Ahora bien, la sintomatología gripal en la gestación comienza con un malestar corporal a nivel de los músculos, acompañado de una fuerte migraña y con una temperatura interna que sobrepasa los 39 grados centígrados, y este malestar gripal suele tener un periodo de duración de una semana.

Durante el proceso gripal es poco probable que se presente una faringitis, pero, el virus gripal tiende a presentar ciertos padecimientos a nivel de los bronquios y viene acompañado de una fuerte tos con mucha mucosidad que trae como consecuencia que la embarazada presente ahogo y desgano a la hora de consumir sus alimentos. Cuando culmina la etapa dura de gripe, entonces, sus síntomas posteriores tales como la tos y el ahogo tienden a permanecer por 15 días más aproximadamente.

El bebé y los peligros de la gripe

La falta de apetito es uno de los síntomas gripales más peligrosos que puede afrontar el bebé, porque esto le puede traer como consecuencia un proceso de descompensación interno en su organismo y, esto genera una pérdida de peso en el bebé lo cual no es muy recomendable. También la inapetencia tiende a deshidratar al bebé por lo que es necesario compensar esa falta de líquido con sopas de verduras o de pollo las cuales se pueden acompañar de jugos naturales de frutas que contengan una gran cantidad de vitamina C para reforzar todo el sistema defensivo del bebé.

Vigilar el estado febril es vital para la salud de todos, en caso de una fiebre muy alta los más convenientes es llevarla a un nivel normal, cumpliendo al pie de la letra las indicaciones médicas dadas, a pesar, de que aún no se sabe cuáles son los factores de peligro en la salud del feto en el vientre materno, los recomendables es que la temperatura es ese órgano no sobrepase los 37 grados centígrados.