Formas en las que destruyes a tus hijos cuando decides serle infiel a tu pareja

No todos los matrimonios son perfecto, sin embargo, una de las peores acciones que podemos hacer es serle infiel a nuestro esposo o esposa, ya que además de ocasionar problemas familiares muy severos, estaremos lastimando la vida y el futuro de los integrantes de la familia que más adoramos: nuestros hijos.

7 formas en la que destruimos a nuestros hijos al serle infiel a nuestra esposa o esposo

La infidelidad puede dañar seriamente a los niños y este es un factor que puede afectar seriamente su futuro.

Estamos creando un futuro infiel

Esto se encuentra demostrado en un estudio científico, el cual indica que el 55 de los niños de una familia en la cual uno de los padres era infiel, terminará siendo infiel también. Es importante recordar que la imagen personal de nosotros mismos servirá como el mejor ejemplo para nuestros hijos, siendo la infidelidad una de las peores conductas de las cuales pueden enterarse los pequeños.



Experimentan la traición más grande

Nunca podemos comparar la traición de amigos, pareja o de familiares lejanos con la de aquella persona que nos dio la vida. El tipo de traición que los padres pueden cometerse entre sí es vista por el niño como uno de los dolores más grande que puede experimentar, quien sentirá que su padre o madre no solamente le está fallando a la persona que le juró lealtad, sino a toda la familia al mismo tiempo.

Siente pánico al abandono

Los niños pasarán a experimentar una sensación de inseguridad, siempre precavidos a que su padre infiel pueda abandonarlo en cualquier momento. Esto tiene consecuencias graves para su futuro, ya que se apegará demasiado a la persona que ama hasta el punto de sofocarlos, teniendo miedo a que esta los abandone.

Desconfiarán de cualquier persona

Un estudio indica que los hijos de personas de personas infieles tienen un 75% de probabilidad de desconfiar de cualquier persona a un nivel mucho más fuerte de lo habitual; esto puede hacer que nunca puedan encontrar una pareja ideal y mantener una relación estable.

No creerán en el amor

Los niños hijos de personas infieles tendrán a desarrollar conductas negativas a la hora de amar. Dejarán a un lado estos fuertes sentimientos con la creencia de que es mejor tener relaciones de corta duración o relaciones casuales, creando también un miedo al compromiso y los evitarán por temor a salir lastimados de las relaciones.

Deben realizar decisiones difíciles

Podemos evidenciar esto cada vez que se produce un divorcio, ya que los niños sentirán que tienen como obligación elegir entre alguno de sus padres, siendo esta una decisión para nada fácil ya que ambos padres son importantes para ellos. Los niños en algún momento desearán estar con el otro ser querido y experimentarán apatía y nostalgia.

Su autoestima bajará notablemente

Los niños empezarán a sentirse culpables de la traición de su padre o madre, creyendo que debido a una falta suya esa persona decidió alejarse y buscar otra persona. Esto puede derivar en sentimientos de odio y rencor, los cuales desarrollará hacia la persona que cometió la traición.