¿Existe relación entre los nacimientos de bebés y la luna llena?

Durante mucho tiempo se ha creído en la teoría de que “nacen más niños durante la luna llena”, recientemente una gran variedad de científicos han comprobado, tras infinidad de estudios, que las diferentes fases de la luna no inciden en el número de partos producidos.

Sabemos que es muy dicífil creer que la luna llena esté relacionada y vinculada directamente con diferentes fenómenos como la mayor cantidad de accidentes, ingresos hospitalarios y, en nuestro caso, el de nacimientos.

Para ello, se han realizado inumerables estudios de los nacimientos en diferentes países del mundo concluyendo que las diferentes fases de la luna no ejercen ninguna influencia en la cantidad de partos.

Uno de ellos fue realizado durante los años 50 en Nueva York. Se reflejaba que se incrementaba el 1% en las semanas anteriores y posteriores a la luna llena. Y, los realizados posteriormente tampoco encontraron ninguna relación.



El año 2001 fue cuando se publicó el estudio liderado por el astrónomo y físico estadounidense Daniel Caton, considerado como el mejor estudio y más fiable. En él se reflejaba el análisis de 70 millones de nacimientos en los estados unidos a través de los datos adquiridos en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud durante 20 años. Se llegó a la conclusión en este trabajo realizado en que no existe relación entre las fases de la luna y la cantidad de nacimientos.

Sabemos que existen innumerables mitos y creencias populares acerca de los niños y su desarrollo, en el caso de la fiebre y el crecimiento puede haber una relación o base científica pero no siempre tienen que ir acompañados.


Igualmente, otras investigaciones realizadas por otros expertos de Estados Unidos, España y Francia también llegaron al mismo resultado.

Por el contrario, un estudio llevado a cabo por datos de una clínica de Barcelona en 2004 sí que afirmaba que existía una relación entre la luna llena y las admisiones en el hospital. Su resultado se respaldó con el posible efecto que tendría la atracción gravitatoria entre la luna y la tierra sobre la sangre. No obstante, esta solución fue debatida por un científico de la Universidad de California en un artículo de la revista Nursing Research.