El chocolate y el vino retrasa el envejecimiento

Si existiera una fórmula para retrasar el envejecimiento, las mujeres no solo la usaríamos, con toda seguridad abusaríamos de ella hasta hacernos jóvenes para siempre. Seamos sinceras, ¿quién quiere envejecer? Nosotras no en todo caso. Por eso invertimos toda nuestra paga en productos de belleza con órganos animales que prometen quitar las líneas de expresión.

Tal vez en ocasiones podemos pasar horas en Internet revisando todos los blogs, webs y videos con recetas de mascarillas anti edad tratando de encontrar información sobre como evitar o eliminar las arrugas, aunque en el mercado existen productos que prometen eso, nos desilusionamos ya que no vemos los resultados que deseamos. ¿Qué harías si supieras que además de eso hay otras alternativas? Y que sumado a eso son súper deliciosas y placenteras. Pues sí.

El chocolate y el vino son buenos para evitar las arrugas. Está demostrado científicamente, BMC Biology publicó recientemente un artículo que muestra los resultados obtenidos en experimentos con células y un componente muy importante que contienen alimentos como las uvas, los arándanos y el chocolate.



Por lo que comer una barrita de chocolate o beber una copa de vino no solo te hará sentir muy bien sino que también hará su parte como tratamiento de belleza.

Resulta que estos alimentos son ricos en un componente llamado, resveratrol, que es el encargado de revertir el envejecimiento natural que se produce en las células con el paso del tiempo.

Esto fue descubierto por la profesora Lorna Harries, quien se desempeña como Profesora de Genética Molecular en la Universidad de Exeter.

El descubrimiento plantea que en el cuerpo se van acumulando cierta cantidad de células que aún están vivas pero que no pueden crecer ni desempeñar sus funciones.

El experimento que se realizó fue manipular células con un estado de envejecimiento avanzado y agregarles el componente. Al cabo de unas horas las células se mostraron rejuvenecidas.

En todos los casos en los que se repitió el experimento las células revirtieron el proceso d envejecimiento y se vieron exactamente como células más jóvenes.

Es normal que a medida que van pasando los años, nuestro cuerpo deja de producir colágeno, en realidad a partir de los 25 años el cuerpo detiene su producción (hecho un tanto injusto).

Por consecuencia de esto, nuestro cuerpo pierde elasticidad, firmeza, y los radicales libres hacen de las suyas.

Si esto fuera poco, en el cuerpo existen los telómeros, que son los encargados de proteger a los cromosomas de su deterioro paulatino, cuando envejecemos los telómeros van disminuyendo y dejando expuesto nuestro organismo.

Está descubrimiento fue un gran avance para la ciencia, puesto que la profesora comenta que gracias a ello las personas podrían “envejecer mejor”.

Es decir, ya no se sufrirían tantas enfermedades crónicas ni tampoco se notaría el desgaste de manera tan acelerada. Lo que implicaría una mejor calidad de vida, e incluso una esperanza de vida mayor a la actual.

Aún se están realizando más investigaciones para determinar otros factores que puedan retrasar el envejecimiento natural del cuerpo.

Estos múltiples beneficios es increíble que puedan obtenerse comiendo chocolate y tomando vino. ¡Pero así es! Ya que estos alimentos son fuente directa de resveratrol.

Así que si de vez en cuando te sientes culpable por ceder ante tus antojos y piensas que ellos repercutirán en tu salud, piensa en que influirán pero de manera positiva.

Disfruta de los beneficios y además del delicioso sabor de estos alimentos sin ningún remordimiento. Recuerda que en cambio, si existen muchos otros placeres que si son dañinos al organismo.

No solo por estética debes consumirlos, ya que los estudios mostraron que mantenerte joven es una de las maneras de mantener tu cuerpo saludable.

Esto no quiere decir que de ahora en adelante comas en tus tres comidas puro chocolate y vino, no, en exceso todo hace daño. Así que no abuses.

Además de eso, puedes incluir otros hábitos positivos en tu rutina diaria. Practica algún ejercicio, come balanceadamente, evita malos hábitos como cigarrillos, exceso de alcohol y emociones negativas como el enojo y la rabia.

Evita también prácticas destructivas como no limpiar tú cara cada noche antes de dormir, trasnocharte y no dormir las horas necesarias.

Pequeñas cosas como estas marcan la diferencia y te garantizan una vida más feliz y saludable. Mantén también una actitud más positiva hacia la vida y ama tu cuerpo tal como es.

Cuidándolo y apreciándolo tendrás mejores resultados que matándote con una dieta y untándote mil cremas. Ponlo a prueba y verás.