Cómo enseñar a un niño que nadie puede tocar su cuerpo

La crianza se trata de enseñarle a tu hijo sobre la malicia del mundo, y aunque pueda ser difícil hay cosas que ciertamente debemos enseñarle. Porque el mundo está lleno de personas que se dejan llevar por las perversiones y, nadie quiere que su hijo sufra traumas cuando esta tan pequeño e indefenso.

Cómo enseñar a un niño que nadie puede tocar su cuerpo

Esto es realmente un tema difícil del cual tratar con nuestros hijos, porque la verdad es que ellos son seres tan indefensos que no son capaces de desconfiar de las personas. Pero es una de las cosas que debemos enseñar a los niños, sin presionarlos o perturbarlos, porque cuando no podemos vigilarlos deben hacerlo por si solos.

Por esto, aquí dejamos algunos consejos sobre cómo puedes enseñarle de una forma que el entienda que debe sentirse cómodo con todo lo que ocurre a su alrededor.

Su cuerpo nadie lo puede tocar sin su permiso

Incluso si se trata solo de cambiarlo de ropa, él debe saber que debe estar cómodo, con alguien que conozca y en ningún modo debe ser forzado a ello.

Que conozca su cuerpo

Los niños son pequeños pero entienden perfectamente cuando les explicas, por eso, deben aprender cómo se llama cada parte de su cuerpo, aunque sea en un lenguaje que no sea el que usualmente usamos, pero que sea acorde a su edad.

Tiene derecho a decir que no

Los niños son temperamentales, y ciertamente mucho más perceptivos con las personas de lo que creemos, es por esto que, él debe estar consciente de que nunca debe recibir una caricia o un beso si no lo quiere, sin importar quién sea el que se lo dé.

Debe decir no con seguridad

Si empieza a sentirse incomodo por algún toque o situación debe saber decir que no a este contacto físico, porque debe entender que nadie debe obligarlo a hacer algo que no quiera.

Los secretos pueden contarse

No se trata de que repita todo lo que le diga, pero sí que el aprenda a decidir lo que es un secreto bueno o malo, y debes explicar las razones de porque un secreto malo debe contarse a cualquier persona a quien le tenga confianza.

Aprender a diferenciar lo bueno de lo malo

Los niños son incapaces de tener malicia, por esto son san susceptibles a cualquier persona, ya que, no saben desconfiar. Y es importante que, les enseñemos lo que está bien y mal con respecto al contacto físico o cualquier situación con la que se sientan incomodos.

Los adultos no piden ayuda a niños

Deben entender que esto no siempre lleva a una buena situación, es decir, los adultos solo piden ayuda a otros adultos, porque son más sabios. Y aunque puede que no les guste que los excluyan de ayudar, debe saber las razones.

Nadie debe tocar debajo de su ropa interior

Los niños no entienden la forma de comportarse de los adultos en muchas ocasiones, pero está mal que cualquier adulto u otra persona lo mire o toque en sus partes íntimas, aquellas que se resguardan en su ropa interior. Por eso, deben aprender a decir que no y acudir a una persona de confianza.